domingo, 20 de abril de 2014

ELEVEMOS NUESTROS CORAZONES; ES PASCUA DE RESURRECCIÓN



Domingo de Resurrección
La Resurrección es fuente de profunda alegría. A partir de ella, los cristianos no podemos vivir más con caras tristes. Contempla los lugares donde Cristo se apareció después de Su Resurrección


Domingo de Resurrección



Importancia de la fiesta

El Domingo de Resurrección o de Pascua es la fiesta más importante para todos los católicos, ya que con la Resurrección de Jesús es cuando adquiere sentido toda nuestra religión.

Cristo triunfó sobre la muerte y con esto nos abrió las puertas del Cielo. En la Misa dominical recordamos de una manera especial esta gran alegría. Se enciende el Cirio Pascual que representa la luz de Cristo resucitado y que permanecerá prendido hasta el día de la Ascensión, cuando Jesús sube al Cielo.

La Resurrección de Jesús es un hecho histórico, cuyas pruebas entre otras, son el sepulcro vacío y las numerosas apariciones de Jesucristo a sus apóstoles.

Cuando celebramos la Resurrección de Cristo, estamos celebrando también nuestra propia liberación. Celebramos la derrota del pecado y de la muerte.

En la resurrección encontramos la clave de la esperanza cristiana: si Jesús está vivo y está junto a nosotros, ¿qué podemos temer?, ¿qué nos puede preocupar?

Cualquier sufrimiento adquiere sentido con la Resurrección, pues podemos estar seguros de que, después de una corta vida en la tierra, si hemos sido fieles, llegaremos a una vida nueva y eterna, en la que gozaremos de Dios para siempre.

San Pablo nos dice: “Si Cristo no hubiera resucitado, vana seria nuestra fe” (I Corintios 15,14)

Si Jesús no hubiera resucitado, sus palabras hubieran quedado en el aire, sus promesas hubieran quedado sin cumplirse y dudaríamos que fuera realmente Dios.

Pero, como Jesús sí resucitó, entonces sabemos que venció a la muerte y al pecado; sabemos que Jesús es Dios, sabemos que nosotros resucitaremos también, sabemos que ganó para nosotros la vida eterna y de esta manera, toda nuestra vida adquiere sentido.

La Resurrección es fuente de profunda alegría. A partir de ella, los cristianos no podemos vivir más con caras tristes. Debemos tener cara de resucitados, demostrar al mundo nuestra alegría porque Jesús ha vencido a la muerte.

La Resurrección es una luz para los hombres y cada cristiano debe irradiar esa misma luz a todos los hombres haciéndolos partícipes de la alegría de la Resurrección por medio de sus palabras, su testimonio y su trabajo apostólico.

Debemos estar verdaderamente alegres por la Resurrección de Jesucristo, nuestro Señor. En este tiempo de Pascua que comienza, debemos aprovechar todas las gracias que Dios nos da para crecer en nuestra fe y ser mejores cristianos. Vivamos con profundidad este tiempo.

Con el Domingo de Resurrección comienza un Tiempo pascual, en el que recordamos el tiempo que Jesús permaneció con los apóstoles antes de subir a los cielos, durante la fiesta de la Ascensión.



¿Cómo se celebra el Domingo de Pascua?

Se celebra con una Misa solemne en la cual se enciende el cirio pascual, que simboliza a Cristo resucitado, luz de todas las gentes.
En algunos lugares, muy de mañana, se lleva a cabo una procesión que se llama “del encuentro”. En ésta, un grupo de personas llevan la imagen de la Virgen y se encuentran con otro grupo de personas que llevan la imagen de Jesús resucitado, como símbolo de la alegría de ver vivo al Señor.

En algunos países, se acostumbra celebrar la alegría de la Resurrección escondiendo dulces en los jardines para que los niños pequeños los encuentren, con base en la leyenda del “conejo de pascua”.

La costumbre más extendida alrededor del mundo, para celebrar la Pascua, es la regalar huevos de dulce o chocolate a los niños y a los amigos.

A veces, ambas tradiciones se combinan y así, el buscar los huevitos escondidos simboliza la búsqueda de todo cristiano de Cristo resucitado.

La tradición de los “huevos de Pascua”

El origen de esta costumbre viene de los antiguos egipcios, quienes acostumbraban regalarse en ocasiones especiales, huevos decorados por ellos mismos. Los decoraban con pinturas que sacaban de las plantas y el mejor regalo era el huevo que estuviera mejor pintado. Ellos los ponían como adornos en sus casas.

Cuando Jesús se fue al cielo después de resucitar, los primeros cristianos fijaron una época del año, la Cuaresma, cuarenta días antes de la fiesta de Pascua, en la que todos los cristianos debían hacer sacrificios para limpiar su alma. Uno de estos sacrificios era no comer huevo durante la Cuaresma. Entonces, el día de Pascua, salían de sus casas con canastas de huevos para regalar a los demás cristianos. Todos se ponían muy contentos, pues con los huevos recordaban que estaban festejando la Pascua, la Resurrección de Jesús.

Uno de estos primeros cristianos, se acordó un día de Pascua, de lo que hacían los egipcios y se le ocurrió pintar los huevos que iba a regalar. A los demás cristianos les encantó la idea y la imitaron. Desde entonces, se regalan huevos de colores en Pascua para recordar que Jesús resucitó.
Poco a poco, otros cristianos tuvieron nuevas ideas, como hacer huevos de chocolate y de dulce para regalar en Pascua. Son esos los que regalamos hoy en día.

Leyenda del “conejo de Pascua”

Su origen se remonta a las fiestas anglosajonas pre-cristianas, cuando el conejo era el símbolo de la fertilidad asociado a la diosa Eastre, a quien se le dedicaba el mes de abril. Progresivamente, se fue incluyendo esta imagen a la Semana Santa y, a partir del siglo XIX, se empezaron a fabricar los muñecos de chocolate y azúcar en Alemania, esto dio orígen también a una curiosa leyenda que cuenta que, cuando metieron a Jesús al sepulcro que les había dado José de Arimatea, dentro de la cueva había un conejo escondido, que muy asustado veía cómo toda la gente entraba, lloraba y estaba triste porque Jesús había muerto.

El conejo se quedó ahí viendo el cuerpo de Jesús cuando pusieron la piedra que cerraba la entrada y lo veía y lo veía preguntándose quien sería ese Señor a quien querían tanto todas las personas.

Así pasó mucho rato, viéndolo; pasó todo un día y toda una noche, cuando de pronto, el conejo vio algo sorprendente: Jesús se levantó y dobló las sábanas con las que lo habían envuelto. Un ángel quitó la piedra que tapaba la entrada y Jesús salió de la cueva ¡más vivo que nunca!

El conejo comprendió que Jesús era el Hijo de Dios y decidió que tenía que avisar al mundo y a todas las personas que lloraban, que ya no tenían que estar tristes porque Jesús había resucitado.

Como los conejos no pueden hablar, se le ocurrió que si les llevaba un huevo pintado, ellos entenderían el mensaje de vida y alegría y así lo hizo.

Desde entonces, cuenta la leyenda, el conejo sale cada Domingo de Pascua a dejar huevos de colores en todas las casas para recordarle al mundo que Jesús resucitó y hay que vivir alegres.

sábado, 19 de abril de 2014

LAS VERDADES DEL COMPAÑERO MAGOLLA



Tras una nueva demostración de su falta de ética y moral, Jorge Fontevecchia ha sido repudiado por el conjunto de la sociedad argentina por la patética portada de 'Noticias' en la que aparece Cristina crucificada. En esta ocasión fue el arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, quien expresó su repudio a la publicación. 'Noticias' ya es, hace algún tiempo, el tacho de basura del periodismo argentino.



UPCN; SIEMPRE PRESENTE

Me reuní con Andrés Rodríguez, Sec. Gral. de UPCN, para coordinar acciones conjuntas entre y su sindicato

ESTAN TODOS INVITADOS


HUEVOS RE BATIDOS CON IDEAS A NIEVE

Los huevos de pascua de Horowicz y las ideas

 

Este humilde blog narcisista tiene el agrado de acercarle a usted, amable lector, el reciente editorial de Alejandro Horowicz en el que analiza TODO (bueno, no todo: es muy amplia la vida, la realidad, infinitas las posibilidades del futuro, inmenso el pasado), respecto a la coyuntura política —digamos entonces—, a sus posibilidades o a cómo pueden resolverse las intrigas del presente. Sólo le faltó a Horowicz, para confirmar lo que venimos afirmando desde hace un buen tiempo en este blog que peca de falsa soberbia, citar la fatídica palabreja “alvearización". Pero casi, eh, casi. Ahí va:

«... Una encuesta que Poliarquía Consultores, publicada el domingo 13 en La Nación, registra una intención de voto del 25% para Sergio Massa, seguido por el gobernador de Buenos Aires, 21%, y el jefe de gobierno porteño cierra el selecto pelotón, 16 por ciento... ...Las preferencias volcadas sobre el eje "continuidad-cambio" aportan cualitativamente a inteligir sentido político: el 46% expresó que votaría a un candidato que "cambie algunas cosas y continúe otras", sólo el 33 indicó que elegiría a alguien que "cambie la mayoría de las cosas" y el 15% advirtió que preferiría a quien "continúe la mayoría". De modo que la mayoría no apunta hacia cambios drásticos, ni de derecha ni de izquierda, con respecto a la gestión K. Línea de continuidad: salario, empleo y consumo; línea de discontinuidad: seguridad e inflación.

Ahora bien, esta encuesta deja en claro que difícilmente el oficialismo tenga un candidato que no sea Daniel Scioli. Otro dato: con Massa sería la batalla decisiva. Una batalla entre un intendente y un gobernador de la provincia de Buenos Aires. Mauricio Macri, por su parte, no logra avanzar en su armado político. De modo que toda su chance pasa por alguna clase de acuerdo con el radicalismo. Carrió está dispuesta, pero pareciera ser la única... ...En rigor de verdad, Scioli depende de la decisión de la Casa Rosada. Dos caminos quedan abiertos. En el primero, Cristina empioja el camino de Scioli, para seguir siendo la jefa desde el llano. En el segundo, apoya al gobernador y acepta que su tiempo político ya es parte de la historia».

Ok. Subido entonces al iceberg que chocó al Titanic (!), podemos afirmar que acá dijimos antes todo lo anterior, y que Horowicz es a Los Huevos... lo que García Márquez a Alejo Carpentier (!!). Aprovechemos y recordemos algunos análisis previos que hacen a este marco:
1. No implican lo mismo las PASO que las generales. Existe la posibilidad de construir un candidato que aventaje a Scioli en las primarias y que luego caiga frente a Massa.
2. Tampoco Scioli lo asegura. Pero haciendo foco en el eje continuidad-cambio, no es difícil advertir lo acertado de la principal preocupación del FR: matar a Scioli. Sin el gobernador bonaerense en la grilla, Massa podría intentar un retorno al centro de la ancha avenida. De otro modo, un candidato más afín al oficialismo representaría mayores cuotas de continuidad y Massa de cambio.
3. El escenario, por supuesto, es dinámico. Todo lo anterior vale si 2015 es una prolongación del momento actual. Si lo económico mejorara considerablemente (inflación percibida a valores pre IPCnu, actividad y crecimiento a valores símil 2010/2011), crecerían la chances para quien representara continuidad.

4. Pensar que un FpV perdedor en 2015 convertiría a Cristina en jefa desde el llano es de una estupidez supina. Nunca se verificó —recordar 1999— y sólo sirve para estimular desarrollos políticos inconducentes, alejados de la cocina de la realpolitik. Llegará entonces el momento en que la Casa Rosada deberá reconocer que es necesario abandonar lo defensivista de algunas prácticas políticas para fortalecer el armado del frente electoral.
A modo de lecturas complementarias, para el fin de semana largo, linkeamos algunos posteos donde desarrollamos algo de lo anterior: 1) Matar a Scioli; 2) Kirchnerismo o peronismo; 3) Lo provincial antes que lo nacional; 4) El futuro del peronismo y 5) Scioli 2015.

EL PENSAMIENTO DEL R. PADRE CARLOS MUGICA

JESUS ANUNCIA QUE LA DIFERENCIA ENTRE RICOS Y POBRES ES CONTRARIA A LA VOLUNTAD DIVINA.
Cuando los hombres de hoy se oponen al imperialismo, están reconociendo en la práctica, la fuerza del mensaje que Cristo trajo hace dos mil años.
 Por el R. Padre Carlos Mugica
La Opinión 

 La relación entre fe cristiana y compromiso político es el tema número uno de la reflexión teológica contemporánea.
 Por eso no resulta demasiado sorprendente que Oscar Cullmann, uno de los más importantes teólogos del protestantismo actual, considerado por los católicos, protestantes y judíos sin distinción como el mejor exegeta tal vez, que hay hoy del Nuevo Testamento, se ocupe de la relación que existió entre el Jesús histórico y los revolucionarios de su tiempo.
 Nadie ignora que a partir del Concilio Vaticano II, que con su histórica Constitución Pastoral Gaudium et Spes (La Iglesia en el Mundo Contemporáneo, 1964) y, sobre todo, con la Encíclica Populorum Progressio (1966) de Pablo VI, el tema de la relación entre la fe y el compromiso político es el que ha absorbido la atención de los teólogos y pensadores cristianos.
 El proceso se ha ido acentuando cada vez más.
 Basta hojear la revista Concilium, que reúne a los más importante teólogos renovadores europeos y comienza a darle amplia cabida al tema en sus páginas.
 Es cierto que en los países llamados desarrollados, que con más precisión desde el Tercer Mundo son señalados como subdesarrollantes, la problemática teológica es mucho más conflictiva ya que se cuestiona la esencia misma del mensaje revelado.
 Como decía un gran teólogo, -allí la mordedura llegó hasta el hueso.
 Se cuestiona no sólo la legítima pretensión de la Iglesia de ser la sucesora de los apóstoles, sino la misma divinidad de Cristo, a quien se pretende presentar como el prototipo del hombre para los demás, pero no necesariamente como el Hijo de Dios.
 Al reducir a Cristo a una dimensión meramente humana, presentándolo como el hombre que llegó al fondo en la capacidad de amar, en la entrega a los hombres a través de su máxima manifestación, dando la vida por ellos, se dinamita el dogma básico de la fe cristiana: la Resurrección.
 San Pablo enseña: -Si Cristo no resucitó, los cristianos somos los hombres más estúpidos de la tierra.
 Y tiene razón.
 Si Cristo no resucitó, no hay salida para los ciegos, paralíticos y esquizofrénicos de este mundo, por más revoluciones sociales que se propugnen.
 El marxismo, pienso yo, encuentra su límite más terrible en el pasado.
 No hay salida trascendente para los que ya murieron.
 Para el cristianismo no hay más que una sola vida, pero que tiene tres instancias: la histórica, que podemos llamar vida uterina, luego viene el parto que es la muerte, para acceder finalmente a la vida plenamente creadora: la vida eterna, que supone entrar a compartir la existencia tremendamente fecunda y gozosa de Dios.
 Es entrar, por decir así, a crear desde Dios, nuevos mundos.
 Y precisamente, por ser totalmente creadora, la existencia se vuelve totalmente dichosa.
 No obstante esta preocupación constante por salvar el basamento mismo de la fe cristiana los teólogos europeos comienzan a reflexionar sobre el tema de la religión y la política porque muchos jóvenes, hoy, en Europa, entran en crisis de la fe al sentir que el modo de presentación del mensaje cristiano y el rol que desempeña la Iglesia aparecen como sustentadores de una sociedad que agoniza, del orden establecido, al que Hélder Câmara llama el desorden establecido.
 Sin duda a nivel cristiano fue decisiva en este punto la toma de posición del Magisterio de la Iglesia y, sobre todo, de Pablo VI.
 En la Constitución Pastoral La Iglesia en el Mundo Contemporáneo, el Concilio exhorta a los cristianos a comprometerse en la creación de una sociedad nueva y a ampliar el campo del compromiso solidario al mundo entero.
 La encíclica Populorum Progressio precisa más el campo de atención y de acción.
 Es la Carta fundamental del Tercer Mundo desde la perspectiva católica.
 No basta ya luchar para que desaparezcan los individuos ricos y pobres, sino que se trata de acabar con los países ricos y los países pobres.
 No se trata de que los pueblos ricos ayuden a los pueblos pobres sino de que los pobres dejen de ser pobres.
 Realizar una acción que signifique a nivel de pueblos lo que Hélder Câmara quiere para el campesino miserable del Nordeste brasileño: -ayudar al hombre a ponerse de pie.
No se trata de pararlo paternalísticamente sino de ayudarlo a ayudarse.
 Aceptar el surgimiento original e inédito de los pueblos del Tercer Mundo.
 Claro que este planteo de Pablo VI parece ingenuo.
 Porque para que surjan pueblos nuevos los países dominantes deben renunciar a sus apetitos imperiales.
 Esta necesidad de atender a las crisis internas de las iglesias que corrían el riesgo de desaparecer con el cambio generacional es la que en última instancia ha obligado a los teólogos europeos a mirar más allá de sus narices y advertir que existe un Tercer Mundo.
 No hay duda de que Pablo VI, con su ejemplo, ha contribuido a empujarlos.
 Por eso no sorprende demasiado hoy que Cullmann, el gran exegeta protestante contemporáneo, amigo personal de Pablo VI y observador en el Concilio Vaticano II, se ocupe de la relación entre fe y militancia política.
 Es la primera vez que lo hace, ya que hasta ahora sólo le preocupó la relación entre fe e historia desde una perspectiva más distante.
 Pero es indudable que él mismo ha contribuido a este aterrizaje de la teología católica y protestante actual.
 Con su Cristo y el tiempo, Cullmann fue uno de los pioneros de este siglo en señalar el sentido evolutivo de la formación de la fe y la relación entre revelación e historia humana, mostrando que Dios no sólo se revela a través del mensaje bíblico sino también a través de la historia humana, a través de lo que Juan XXIII llamará después -los signos de los tiempos.
 Por eso es que hoy son muchos los teólogos que afirman que Dios se revela ante todo y principalmente a  través de la Biblia pero que también lo hace, a otro nivel ciertamente, a través del Corán, Marx, Freud o Einstein.
 El Cardenal Bea, hablando a cristianos, protestantes y musulmanes, les decía:
-Tenemos que compartir la porción de verdad que hay en cada una de nuestras religiones para acercarnos más al Dios que todos amamos.
 Y Pablo VI, en su discurso a los observadores del Concilio (Cullmann, entre ellos), dirá: -Ustedes (protestantes, ortodoxos) y nosotros (católicos) estamos en un mismo camino, y vamos hacia una novedad que debe ser engendrada.
 Esto no significa que la Iglesia Católica renuncie a nada de lo que construye su esencia, sino al contrario, que explicite todas las virtualidades que contiene en su seno.
 El acto académico de la inauguración de los cursos de 1969 de la Facultad libre de Teología protestante de París fue la ocasión para que Cullmann, a través de su trabajo Jesús y los revolucionarios de su tiempo incursionara por primera vez en el campo de la teología política.
 Es una obra breve, concisa, de 87 páginas, en la que Cullmann nos propone desde el Evangelio, y con el rigor histórico que el tema exige, las bases para reflexionar sobre la relación entre la fe y el compromiso político.
 Lo que le preocupa a Cullmann en primero lugar es cuál fue la actitud concreta de Jesús, qué fue lo que Él hizo y dijo en relación al poder de su tiempo, cómo se situó el Jesús histórico frente a los factores de poder que hoy tiene que encarar un cristiano.
 Ciertamente que, en el mundo en que se movía Jesús -la sociedad teocrática de Israel, donde lo religioso y lo político aparecían íntimamente fusionados- el problema era más grave y difícil.
 Cullmann demuestra que Jesús de Nazareth no puede ser encuadrado en ninguno de los principales movimientos de su tiempo.
 Su obediencia radical a la voluntad  divina, que se asienta en su íntima comunión con Dios y en la espera de su Reino y su justicia, no se acomoda ni a la perspectiva de los grupos que defendían el orden establecido en Palestina, ni a la de los que combatían por la violencia.
 Al analizar el comportamiento histórico de Jesús, Cullmann no niega la necesidad que hoy experimenta un cristiano acerca de cómo situarse frente a las distintas manifestaciones del poder; crear en el cristiano la base que le permita plantear correctamente el problema, eludiendo simplificaciones reducidoras, fruto de posiciones ideológicas dogmáticas que conducen a un Cristo pacifista a ultranza, o a un Cristo guerrillero.
 Es importante señalar que, para un cristiano, el Jesús histórico es un punto de referencia fundamental para reflexionar sobre la validez de su compromiso, pero sin olvidar nunca que Cristo sigue hoy vivo y actuante a través de la historia, a través de su Espíritu, que se expresa particularmente -para los católicos- por el Magisterio de la Iglesia.
 Planteo del problema
 Ubicando a Jesús en su tiempo, lo encontramos enfrentado a un movimiento de resistencia religiosa y política: el movimiento zelota.
 Los zelotes luchan por medio de la violencia contra la autoridad establecida, en la que ven la expresión del paganismo e imperialismo romanos, opuestos a su religión monoteísta y a su libertad como pueblo.
 Cuando Jesús entra en la vida pública, el problema número uno de Palestina es la resistencia al invasor romano, problema religioso y político a la vez.
 Hoy en día, en que tanto se habla de teología de la revolución, se corre el riesgo de hacer de Jesús pura y simplemente un rebelde zelota.
 Cullman afirma que esto se explica, dado que la condenación jurídica de Jesús no es decretada por los judíos sino por los romanos, que sólo se preocupaban de la actitud política de la gente.
 Esto es demostrado por Cullmann de manera indudable, sobre todo cuando señala que Jesús fue ejecutado al modo romano, es decir, mediante la crucifixión, y no con la pena de muerte judía, que era la lapidación.
 Además, la inscripción sobre la cruz, Jesús rey de los judíos, aludía claramente a la razón política de la ejecución: éste pretende ser Rey, por lo tanto sustituir al César.
 Para poder ubicar bien a Jesús en su contexto histórico y percibir la originalidad de su vida y su mensaje, es indispensable advertir -como lo muestra Cullmann- que en los evangelios hay dos categorías de textos, que aluden a palabras y gestos de Jesús:
 1) por un lado, los que aproximan a Jesús al zelotismo:
 a) los que se refieren a la aproximación creciente de Jesús a las masas,
 b) sus crueles ironías hacia los gobernantes,
 c) el tener entre sus discípulos a tres antiguos zelotas: Simón el Zelota, Simón Pedro, y Judas Iscariote;
 d) su condenación por los romanos que lo creían agitador zelota, etcétera.
 2) Por otro lado, están los textos en que Jesús aparece como adversario de toda violencia y de toda resistencia política
 a) las parábolas de la no-violencia
 b) el amor a los enemigos
 c) orden de no usar la espalda para defenderlo
 d) rechazo enérgico de todo elemento político en su misión divina, etc.
 En esta línea se puede afirmar que la gran tentación que Jesús rechazó como satánica fue la de erigirse en líder político, en jefe revolucionario.
 La raíz común de las dos series de textos contrapuestos está en la esperanza central de Jesús: la espera del Reino que va a venir.
 Para Jesús, el Reino que va a venir, viene por obra de Dios antes que por obra del hombre.
 Por eso, todos los fenómenos de este mundo deben ser relativizados, lo que no quiere decir minimizados, sino orientados al Reino definitivo.
 Así, Jesús, al sacramentalizar el amor humano, lo relativiza, es decir, muestra que tiene relación a una instancia más profunda en que realiza el amor pleno y total.
 Esa instancia es el amor en Dios.
 El temor a la afirmación de Marx, -la religión es el opio del pueblo -que históricamente ha tenido validez en muchos casos- no debe impedir el percibir originalidad del mensaje de Cristo, que es evidentemente escatológico (es decir, que mira el fin de los tiempos).
 Hélder Câmara, Luther King, y Camilo Torres, que son su solo testimonio invalidan la objeción de Marx, si se le quiere dar un alcance universal, nunca perdieron de vista que la revolución no significa la instalación del Reino de Dios en la tierra, y que debe ser permanentemente revolucionada y criticada desde la fe, hasta que el Señor vuelva.
Ciertamente, esa crítica sólo se podrá ejercer honestamente, a los ojos de los hombres de nuestro tiempo, desde adentro del proceso, participando de la acción revolucionaria, aunque se la relativice en el sentido antes expuesto.
 Por eso Cullmann señala que la esperanza del Reino futuro (que no es de este mundo), que totaliza la perspectiva de Jesús, no lo aleja a Él de la acción en este mundo que pasa, y para este mundo que pasa.
 Jesús y el culto
 Es evidente que Jesús se sitúa en una actitud crítica frente a todas las instituciones existentes en su tiempo.
 Forman parte del mundo pervertido que pasará y no tienen, por lo tanto, ningún valor eterno.
 Jesús es el revolucionario más ambicioso de todos los tiempos, ya que no pretende acabar la explotación del hombre por el hombre, no apunta a una sociedad nueva sin injusticias, sino que pretende crear una nueva vida, un nuevo modo de existir absolutamente impensable para el hombre, e imposible de alcanzar con sus solas fuerzas: la vida divida.
 Es cierto que comenzar a vivir esta nueva vida traerá, como consecuencia, cambios profundos en las relaciones humanas y posibilitará la creación de una nueva sociedad.
 Pero Jesús no pierde el tiempo participando en una acción que encare la destrucción de las estructuras corruptoras mediante la violencia.
 Él no quiere desviar los corazones de su predicación, que es el Reino de Dios, que no es de este mundo.
 Se trata de un nuevo modo de existir, insospechable para el hombre.
 Fue necesaria la Encarnación del Hijo de Dios para que el hombre pudiera aceptarla.
 Así como el mono jamás soñó en convertirse en hombre, la vida divina que Cristo trae al hombre resulta tan desproporcionada a sus apetencias terrenas, que Theilhard llama el salto mortal en la línea de la evolución: el paso del hombre a la vida transhumana, a la vida cristificada.
 Jesús cambia en el culto todo lo que se opone a su radicalismo escatológico, todo lo que atenta ya, entonces, contra la nueva vida que anuncia, vida que supone el sano desarrollo en libertad de la interioridad del hombre.
 Cristo acaba con el culto alienante y exige un culto a Dios que se traduzca en la liberación real del hombre.
 Por eso Pablo VI dice en su discurso de clausura del Concilio del 7-12-71: -Nosotros, los cristianos, más que nadie, tenemos el culto del hombre.
 Y dice verdad.
 Porque en la enseñanza de Cristo, el modo no ilusorio, no tramposo de glorificar a Dios, es el amor real y comprometido al hombre: -Ustedes son mis discípulos, si se aman unos a otros.
 Jesús no reniega de la tradición.
 Elimina de ella los elementos que impiden captar con pureza la radicalidad de su mensaje.
 Hoy sucede algo parecido con las corrientes renovadoras de la Iglesia, que postulan la socialización de los medios de producción y el advenimiento del socialismo.
 Buscan su apoyo en la auténtica tradición de la Iglesia, desvirtuada en los últimos siglos por el individualismo capitalista.
 Y esta auténtica tradición se refleja ante todo en el Nuevo Testamento, que asienta por escrito las vivencias de las primeras comunidades cristianas.
 Y allí se ve, desde el vamos, los primeros cristianos vivieron en comunidad de bienes.
 Mientras resonaban con fuerza en sus oídos las enseñanzas del Maestro, prescindieron de la propiedad privada individualista.
 A medida que se fueron alejando de su origen, este rigor hacia la propiedad individual fue desapareciendo, aunque siempre en la historia de la Iglesia existieron comunidades de hombres que mantuvieron una distancia radical frente a la posesión de los bienes.
 Basta recordar a San Francisco de Asís.
 La actitud profundamente trascendente de Jesús lo lleva a descartar todo lo que se oponga al mundo directo de su mensaje escatológico, y lo llevó a enfrentarse con los defensores de la letra de la ley y con los zelotes nacionalistas sectarios.
 Porque Jesús viene a anunciar el plan divino no sólo a Israel.
 Aunque reconoce su peculiar ubicación en la redención, si no a todos.
 De ahí que su fraternal apertura hacia los paganos y samaritanos escandaliza a los judíos, y en particular a los zelotas, cuyo odio al extranjero era ilimitado.
 Cuando los hombres de hoy luchan por extirpar las clases que dividen a los hombres en explotadores y explotados, y se oponen al neocolonialismo y al imperialismo, están reconociendo en la práctica, tal vez sin advertirlo, la fuerza del mensaje que Cristo trajo hace dos mil años.
 Jesús y la cuestión social
 Los Evangelios muestran con meridiana claridad que Jesús estigmatiza sin piedad a los ricos y predica con inusitada violencia contra la injusticia social.
 Jesús anuncia por un lado, que a la luz del Reino que vendrá, la diferencia entre ricos y pobres es contraria a la voluntad divina.
 Este juicio sobre el orden social de su tiempo, es como tal, un juicio revolucionario.
 Pero Jesús como ya dijimos, no apunta a voltear el orden social directamente.
 Él exige otra cosa de sus discípulos: cada uno debe aplicar individualmente desde ahora las normas del Reino futuro.
 Cada hombre, como individuo, debe ser cambiado por la ley del amor.
 Jesús se preocupa por hacer desaparecer en el individuo el egoísmo, el odio, la injusticia, la falsedad.
 Esta enseñanza de Jesús sigue siendo hoy indispensable.
 Si todos los que hoy en la Argentina nos decimos cristianos, realizáramos a fondo nuestra revolución interior, pasáramos de la injusticia al amor, ciertamente que la configuración de nuestra sociedad seria otra.
 Y no se daría, por ejemplo, el hecho escandaloso de que solamente en Buenos Aires haya 120.000 departamentos vacíos y más de 2.000.000 de personas viviendo en villas miseria y conventillos.
 Sin hablar de cristianos con dos o tres casas, que viven lo más panchos, ignorando la situación de miseria de sus hermanos en la fe.
 Es cierto, como ya antes quedo señalado, que el Magisterio de la Iglesia enseña que la conversión del corazón, para no ser ilusoria, supone hoy una acción política eficaz que busque eliminar las injusticias estructurales.
 Y que sea natural que una profunda conversación del corazón lleve al compromiso revolucionario, que busque acabar con la explotación del hombre por el hombre como lógica consecuencia.
 Ortega decía: -El hombre es él y su circunstancia.
 Después de Marx, esto no puede ser ignorado por los cristianos.
 Y toda la enseñanza actual de la Iglesia exige atender ciertamente a la conversión personal, pero simultáneamente a la circunstancia, que en ciertas situaciones puede ser determinante de las actitudes interiores.
Pablo VI señala en su Carta al Cardenal Roy, refiriéndose a la insensibilidad social de los grandes empresarios, fruto de su tren de vida: -Muchos involucrados en las estructuras y condicionamientos modernos están determinados por sus hábitos de pensamiento, sus funciones, cuando no lo están, también,  por la salvaguarda de sus intereses materiales.
Es cierto, sin duda que la cuestión se resolvería por sí misma si cada individuo se convirtiera tan radicalmente como Jesús lo exige.
Pero también es cierto que el condicionamiento estructural puede penetrar hasta la interioridad de la persona e imposibilitarla para el cambio profundo.
De ahí que hoy resulta inseparable en el cristiano la conversión del corazón y la acción política que busca la conversión de la sociedad.
Los primeros cristianos se tomaron en serio las enseñanzas de Jesús.
Por eso vivían en comunidad de bienes (Actos de Apóstoles, 4,36 / 5,4). Y su testimonio hizo explotar la institución madre de la opresión romana: la esclavitud.
Jesús y la cuestión política
Jesús fue condenado a muerte por Pilatos como rebelde político, como zelota.
Su mensaje trascendente resultó incomprensible, tanto para la mentalidad teocrática y sectaria de los zelotas como para la mentalidad pagana de los romanos, que se engañaron acerca de las verdaderas intenciones de Jesús.
Su esperanza escatológica, es decir, de la realización plena del Reino fuera del tiempo, llevó a Jesús a una actitud agudamente crítica frente al poder romano que lo hizo aparecer como zelota.
Los movimientos populares que suscitó su acción, indudablemente aparecían, ante los ojos de los romanos, como levantamientos contra el orden establecido.
El Sanhedrín, como lo muestra el evangelista Juan (Juan 11-48), al advertir que el movimiento popular a favor de Jesús se agranda día a día, toma la decisión de denunciarlo como rebelde político a los romanos, para que la acusación no recayera sobre él .
Cullmann demostró en su momento, en Dios y el César, que Pilatos no se limita a ratificar una pena aplicada por los judíos, sino que es el que eficazmente juzga a Jesús. 
En Getsemaní es la cohorte romana -y no los judíos-  la que apresa a Jesús. 
Es cierto que la responsabilidad moral le cabe al Sumo Sacerdote y al partido del Sanhedrín (y no al conjunto del pueblo judío), pero la responsabilidad jurídica corresponde exclusivamente a los romanos.
Es cierto que Jesús es condenado por zelota, por revolucionario, pero esta acusación de ninguna manera significa que Cristo fuera realmente zelota, sino que su actitud trascendente, profundamente religiosa, escapaba a toda posibilidad  de comprensión por parte de los paganos.
En los Evangelios se ve con claridad que Jesús elude los movimientos populares que suscita con su acción, sobre todo cuando el pueblo trata de hacerlo rey (Juan 6-15) y los zelotas perciben que no quiere adherirse a su partido ni hacer causa común con ellos.
Jesús se atribuye a sí mismo la profecía de Isaías, que presenta al Mesías como al siervo de Jahvé, como un varón de dolores, y considera como la tentación capital de su vida la de erigirse como líder político. 
Esto queda sugerido en el episodio misterioso de las tentaciones en el desierto.
A la proposición del demonio de constituirlo en rey y señor del mundo, Jesús contesta: -Apártate, Satán (Mateo 4,10).
Y se resiste a ser llamado Mesías.
Prefiere designarse a si mismo como Hijo del Hombre.
Es realmente significativo que prefiera este titulo aun al de Hijo de Dios. 
Para los cristianos que miran a Jesús con los ojos de la fe, éste es un índice más de compromiso definitivo del Dios Hombre con los hombres.
Cuando se pretende usar la violencia para impedir su detención, se opone enérgicamente.
Y coherente con la afirmación de su mensaje trascendente, responde a la pregunta de Pilatos: -Mi reino no es de este mundo.
 Un elemento original de su mensaje, tal vez el más profundo, coloca a Jesús por encima de los antagonismos de su tiempo.
 El amor a los enemigos.
 Es cierto que, de suyo, el amor al enemigo no excluye necesariamente el  enfrentamiento, incluso violento, con éste, en situaciones extremas como se ha dado tantas veces en la historia, pero Jesús traza las líneas ideales de conducta, validas para todos los tiempos y que suponen para el cristiano en situación de lucha o aun de guerra una permanente tensión de reconciliación.
 Cuando Él dice que no vino a traer la paz sino la espalda, de ningún modo esta recomendando la guerra santa: constata que la decisión que su mensaje exige de los hombres provoca disensiones entre ellos y puede suscitar la persecución en sus discípulos.
 La historia reciente y actual muestra como las palabras de cristo tienen plena vigencia. Luther King, el apóstol de la no-violencia, es eliminado violentamente.
 Es que el mundo no puede soportar el mensaje cristiano cuando se expresa con su fuerza original.
 Las palabras de Jesús: -si a mi me persiguieron, los perseguirán a ustedes, son para siempre.
 Pueden dar buena fe de ellas los laicos, obispos y sacerdotes de América Latina, que por su fidelidad al Evangelio sufren hoy las consecuencias de la violencia institucionalizada.
 Conclusión
 La actitud de Jesús en el Evangelio es de una profunda unidad.
 Él quiere afirmar a fondo la trascendencia de su mensaje, su originalidad en un mundo cerrado en la inmanencia.
 Sin embargo, es fundamental tener en cuenta, como lo señala Cullmann, que su actitud no puede ser transpuesta sin más a nuestros días.
 Son muchos los teólogos que afirman hoy, Cullmann entre ellos, que en la perspectiva de Jesús el fin del mundo era inminente y, por lo tanto, poco importaba cambiar las estructuras de la sociedad.
 Es importante entonces, como lo dijimos antes, no absolutizar al Jesús histórico cuando lo buscamos como norma para orientar nuestra actitud frente al compromiso político y la revolución.
 Para los cristianos, Jesús es el cristo resucitado que, vivo y lleno de fuerza, sigue conduciendo a su pueblo a través de la Iglesia, de su Magisterio y de la Historia.
 El cristiano de hoy, convencido de que estructuras injustas dificultan la conversión del  corazón, no debe olvidar jamás la necesidad de la revolución interior.
 En la Unión Soviética se ha realizado una revolución social y económica, que duda cabe.
 Pero la burocracia parasitaria que impide al pueblo una real participación en el poder político es una realidad indudable.
 Por más revolución social que se  propugne, y hoy es absolutamente indispensable encararla en los pueblos del Tercer Mundo, será necesario realizar el proceso interior de la conversión continua del odio al amor para buscar el poder no para dominar sino para servir.
 Un no cristiano genial de nuestro tiempo parece haberlo comprendido.
 Cuando Mao realiza la revolución cultural y habla de la necesidad permanente de revolucionar la revolución esta postulando precisamente un cambio hondo del corazón, como también lo exige Jesús.
 Este trabajo de Cullmann es un aporte importante para la reflexión de los cristianos, que hoy, tal vez con más seriedad que nunca, asumen el compromiso político y la lucha revolucionaria porque comprende que el Reino de Dios comienza ya en este mundo.
 Para no falsear su testimonio será importante -no tener vergüenza del Evangelio (Epístola a los romanos 1,16) que siempre, en alguna de sus dimensiones, será considerado locura por el mundo.
 Se trata de usar de las cosas de este mundo, buscando su transfiguración, pero como -si no se las usara.
 Esta tensión entre estar en el mundo luchando por la liberación del hombre en todos los frentes, sin ser del mundo, sin hacer de esta instancia terrena el destino definitivo, es lo que Cristo exige hoy al cristiano, y éste es el desafió que debe asumir sin claudicaciones para ser la sal de la tierra, mas allá de su fragilidad e impotencia.
 

SÁBADO SANTO










Jesús está sepultado. Es un día de reflexión y silencio.
 
Sábado Santo
Sábado Santo

La Vigilia Pascual

El sábado santo es un día de oración junto a la tumba esperando la resurrección. Es día de reflexión y silencio. Es la preparación para la celebración de la Vigilia Pascual

Por la noche se lleva a cabo la celebración de la Vigilia Pascual. Dicha celebración tiene tres partes importantes que terminan con la Liturgia Eucarística:

1. Celebración del fuego nuevo.
2. Liturgia de la Palabra.
3. Liturgia Bautismal.

Era costumbre, durante los primeros siglos de la Iglesia, bautizar por la noche del Sábado Santo, a los que querían ser cristianos. Ellos se preparaban durante los cuarenta días de Cuaresma y acompañados por sus padrinos, ese día se presentaban para recibir el Bautismo.

También, ese día los que hacían penitencia pública por sus faltas y pecados eran admitidos como miembros de la asamblea.
Actualmente, la Vigilia Pascual conserva ese sentido y nos permite renovar nuestras promesas bautismales y acercarnos a la Iglesia con un espíritu renovado.

a) Celebración del fuego nuevo:

Al iniciar la celebración, el sacerdote apaga todas las luces de la Iglesia, enciende un fuego nuevo y con el que prende el cirio pascual, que representa a Jesús. Sobre el cirio, marca el año y las letras griegas "Alfa" y "Omega", que significan que Jesús es el principio y el fin del tiempo y que este año le pertenece.

El sacerdote llevará a cabo la bendición del fuego. Luego de la procesión, en la que se van encendiendo las velas y las luces de la Iglesia, el sacerdote canta el Pregón Pascual.

El Pregón Pascual es un poema muy antiguo (escrito alrededor del año 300) que proclama a Jesús como el fuego nuevo.

b) Liturgia de la Palabra:

Después de la Celebración del fuego nuevo, se sigue con la lectura de la Palabra de Dios. Se acostumbra leer siete lecturas, empezando con la Creación hasta llegar a la Resurrección.

Una las lecturas más importantes es la del libro del Éxodo, en la que se relata el paso por el Mar Rojo, cómo Dios salvó a los israelitas de las tropas egipcias que los perseguían. Se recuerda que esta noche Dios nos salva por Jesús.

c) Liturgia Bautismal:

Suelen haber bautizos este día, pero aunque no los haya, se bendice la Pila bautismal o un recipiente que la represente y se recita la Letanía de los Santos. Esta letanía nos recuerda la comunión de intercesión que existe entre toda la familia de Dios. Las letanías nos permiten unirnos a la oración de toda la Iglesia en la tierra y la Iglesia triunfante, de los ángeles y santos del Cielo.

El agua bendita es el símbolo que nos recuerda nuestro Bautismo. Es un símbolo que nos recuerda que con el agua del bautismo pasamos a formar parte de la familia de Dios.

A todos los que ya estamos bautizados, esta liturgia nos invita a renovar nuestras promesas y compromisos bautismales: renunciar a Satanás, a sus seducciones y a sus obras. También, de confirmar nuestra entrega a Jesucristo.

Sugerencias para vivir la fiesta

Hay quienes acostumbran este día encender sus velas del bautismo y llevar un cirio pascual a la iglesia o agua bendita, para tener en sus hogares.

viernes, 18 de abril de 2014

UPCN CONVOCA

CONVOCATORIA ARTISTAS DEL TANGO PARA FERIA del Libro 2014 

Convocamos a l@s compañer@s trabajador@s que estén vinculados a la temática del TANGO (bandoneonistas, cantantes, recitadores, bailarines) y que les interese participar en un Homenaje a Anibal Troilo tendrá lugar el 26 de abril en el Stand de UPCN en la próxima Feria del Libro. 





Esperamos sus respuestas. Por favor, mencionar la actividad que realizan.
Nuestros Saludos



LA FORESTA SOBRE "SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO"

LA FORESTA

25 de Abril. 20.30hs.
Centro Cultural Francisco “Paco” Urondo (FFyL/UBA).

En el marco del Congreso Internacional William Shakespeare. 

25 de Mayo 217.

CABA. 


Performance/Plataforma de experimentación estética sobre Sueño de una Noche de Verano de William Shakespeare.
Música, Instalación de Video, Danza y Fotografía.
Oh, déjame para siempre llorar:
mis ojos darán la bienvenida al sueño.
Voy a ocultar la vista del día,
y el suspiro de mi alma lejos.
Él se ha ido, su pérdida deploro,

y nunca más lo volveré a ver.

-La reina de las hadas. Henry Purcell.-
Bailarines: Belén Coluccio, Cristian Manuel Roldán, Dana Mailén Hutin Ripa, Facundo Rizzo, Gastón Fleitas, Gonzalo Dejón, Hernán Albornoz Alcoba, Lara Jazmín Ferrari, Lorena Bravo, Natalia Fleitas y Milo Brown.

Asesoramiento musical: Sergio Pelacani.

Piano: Guillermo Pastorino. Guitarra: Nicolás Dellavalle.

Escenografía y Diseño Espacial: Julia Di Blasi 

Experimentación Fotografía: Pedro Lamperti, Julia Lucesole, Liliana Contrera, Ladys Gonzalez, Cheenx, Fernanda Joaquim y Mariel Leibovich. 
Edición de Video: Agustín Ordiales.
Asistencia técnica, sonido e iluminación: Nicolás Fornillo y Rocío Frías. 

Registro audiovisual: Emilio Costa. 
Diseño Gráfico: Federico Impávido. 
Producción: Rosario Lucesole Cimino. 
Dirección General: Lucas Sebastián Martinelli.
Centro Cultural Francisco “Paco” Urondo (FFyL/UBA). 25 de Mayo 217.
CABA.
-- Departamento de Artes, Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires.

_______________________________________________
Urondo mailing list
Urondo@listas.filo.uba.ar
http://listas.filo.uba.ar/cgi-bin/mailman/listinfo/urondo

VOLVERÁS A TOCAR EL INCREIBLE HIELO DE LOS GITANOS











Murió Gabriel García Márquez, el autor de la mítica Cien años de soledad

El escritor y periodista, premio Nobel de Literatura, tenía 87 años; falleció en la ciudad de México, donde vivía desde hacía más de tres décadas




Gabriel García Márquez junto a el actor Harry Belafonte durante la inauguración de la 24 edición del Festival de Cine Latinoamericano en el teatro Karl Marx de La Habana, CIUDAD DE MEXICO.- El premio Nobel de Literatura en 1982, Gabriel García Márquez, de 87 años, falleció hoy en su casa de esta ciudad.

Afincado en México desde hacía más de tres décadas , el destacado escritor vivió sus últimos años retirado de la vida pública y en sus escasas apariciones prefirió no hacer declaraciones a la prensa.

El colombiano es considerado una de las principales plumas de la historia de la literatura en español y autor de algunas de las novelas más aplaudidas del siglo XX, como su obra cumbre, Cien años de soledad (1967).

Gabo o Gabito -como lo llamaban sus amigos y sus hermanos- recibió numerosos reconocimientos, además del Nobel, a lo largo de su carrera, entre los que se destacan: el Premio Dimitrov de Bulgaria, la Condecoración del Águila Azteca de México y la Orden Félix Varela de primer grado de Cuba. Asimismo la Universidad de Columbia le otorgó el doctorado honoris causa y el gobierno francés lo galardonó con la Legión de Honor.

Nacido en Aracataca, un pequeño municipio del departamento de Magdalena, el escritor experimentó desde muy chico su acercamiento al mundo de las letras. Según él mismo contó en algunas entrevistas, se topó casi por casualidad con el clásico de la literatura Las mil y una noches , que sus abuelos tenían guardado. A partir de allí empezaría su amor por los libros y por la creación de mundos imaginarios.

Gabo, periodista

En su adolescencia se mudó a Bogotá, donde terminó sus estudios secundarios y empezó derecho, carrera que nunca finalizó. Su pasión por la escritura era más fuerte. Decidió dedicarse al periodismo y dio sus primeros pasos como cronista en el diario El Universal y El Heraldo de Barranquilla. Recorrió casi toda Colombia buscando historias.

Muchos años después diría: "Aunque se sufra como un perro, no hay mejor oficio que el periodismo". El intelectual -también aficionado a la pintura y a la música- fundó su propia organización periodística (la FNPI), compró una revista ( Cambio ) y creó instituciones dedicadas al cine como la famosa Escuela de los Baños, en Cuba.

En 1955 fue a Europa como corresponsal del diario El Espectador. Estuvo en Ginebra, París, Roma, Checoslovaquia, Polonia, Rusia, Ucrania. En ese tiempo alternaba su trabajo de periodista con la preparación de su legendario cuento largo, o novela corta, El coronel no tiene quien le escriba.

Se instaló en París y ahí tuvo que vivir de "milagros cotidianos". En la ciudad luz recogió botellas, revistas y periódicos viejos para obtener a cambio unos cuantos francos. Luego de su paso por Europa, se radicó en Caracas, y se casó con Mercedes Barcha. En Bogotá fundó la agencia cubana de noticias Prensa Latina.

En 1961, se instaló junto a Barcha y su pequeño hijo, Rodrigo- que entonces tenía dos años- en Nueva York, donde ejerció como corresponsal de Prensa Latina. Al poco tiempo se trasladó a México, donde nació su segundo hijo, Gonzalo.

El máximo exponente del realismo mágico- género literario que muestra lo irreal o extraño como algo cotidiano o común- se vio influenciado en su escritura por Ernest Hemingway, James Joyce, y Virginia Woolf, pero, sobre todo, por William Faulkner, al que definió como su "maestro" en su discurso al recibir el Nobel.

El mundo de las letras y del periodismo llora hoy la pérdida de uno de sus maestros, pero los mundos mágicos y reales permanecerán en cada uno de sus lectores.
La relación de Gabo con la política

García Márquez se autodefinía como socialista, lo que no le impidió desarrollar un fuerte lazo de amistad con el presidente Bill Clinton , quien confesó ser un gran lector de sus libros y lo calificó como su "escritor favorito".

En una entrevista concedida en 1983, Gabo aseguró no ser comunista. "No lo soy ni lo he sido nunca, ni tampoco he formado parte de ningún partido político", dijo, aunque confesó que el modelo de gobierno que prefería era el socialismo: "Quiero que el mundo sea socialista y creo que tarde o temprano lo será".

El intelectual fue simpatizante y apoyó la revolución cubana de 1959, año que conoció a Fidel Castro , aunque su amistad con él se forjaría años después. Escribió numerosos artículos elogiando el modelo cubano y la figura de Fidel y oponiéndose al bloqueo de Estados Unidos; entre los que cobró notoriedad "Cuba de cabo a Rabo", donde aseveraba que en la isla no había prostitución, pobreza, ni delincuencia.Al ser consultado por la prensa sobre su amistad con el líder cubano, García Marquéz dijo, en más de una oportunidad, que conversaban más sobre literatura que de política y calificó a Castro como "una persona muy culta".Con un perfil político siempre activo, el autor de Cien años de Soledad , también participó como mediador en las conversaciones de paz adelantadas entre el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el gobierno colombiano que tuvieron lugar en Cuba y entre el gobierno de Belisario Betancourt y el grupo M-19; igualmente participó en el proceso de paz entre el gobierno de Andrés Pastrana y la guerrilla de las FARC que, sin embargo, fracasó.En el 2006 García Márquez se unió a la lista de prominentes figuras de América latina que apoyaron la independencia de Puerto Rico..

LECTURA SUPER RECOMENDADA " EVA, ALFA Y OMEGA"

Memorias de Aurora Venturini, una de las últimas amigas vivas de Evita


Aurora Venturini acaba de publicar "Eva, Alfa y Omega" (Sudamericana), con anécdotas inéditas que vivió junto a Eva Perón, con quien trabajó en la Fundación.
alt
Por Carlos Garcia Lacamara y Eduardo Capdevila
"Tuvo una vida tan fugaz y tan intensa que cuando pienso en ella me parece un sueño. Yo conté con el privilegio de su rara amistad y les aseguro que nunca nadie me maltrató tanto, ni me quiso tanto como Eva Perón". Así comienza el prologo del libro que se completa con "Pogrom del cabecita negra" (de 1969) que fue una manera de contar sobre el peronismo en los años de proscripción.
Con 92 años pero la lucidez intacta, Venturini combina en su voz el fervor con la tristeza; la devoción a la mujer detrás del mito de Evita y la decepción por el final de las banderas por las que lucharon. Venturini reconoció que si bien no está "en condiciones de ver lo que pasa" en el país, se guía por lo que le dicen compañeros de militancia. "Ahora hay gente que viene a pedir y otra que dona" mientras que "en los tiempos de Eva Perón no había limosneros y el Estado estaba presente junto a las personas en mala situación social”. "Los barrios no se regalaban. Se les daban los ladrillos para que se los hicieran y vigilábamos que las cosas se hicieran con cuidado".

"Teníamos pensionados para los chicos superdotados, que se articulaban con las casas de admisión. Se les hacían los test a los chicos, yo era psicóloga encargada de hacerlo, y a los que estaban en condiciones de estudiar se los sacaba de los institutos y se los mandaba a una pensión e iban a las escuelas normales, sin decir que eran de minoridad, para que no se les hiciera un vacío. Así surgieron muchos abogados, contadores, escribanos, maestras y maestros que venían de ahí, ningún médico. Cuando llega la (Revolución) Libertadora en 1955 (derrocamiento de Perón), fue libertadora de las porquerías, porque sacaron a todos los chicos aunque les faltaran sólo materias para recibirse, cerraron los pensionados y se robaron todo lo que había en la Fundación", recordó Venturini.

Por último, la escritora de la novela "Las Primas" (premio mejor libro editado en 2009 en España) reconoció que "para escribir este libro yo tuve que sufrir mucho, pues tuve que traer todo aquello que viví hasta hoy y provoca dolor".

El libro y la historia

Venturini conoció a Eva Perón en el Instituto de Psicología y Reeducación del Menor, mientras daba clases en La Plata. La amistad que trabó la llevó a colaborar durante años en la Fundación y ser testigo de las transformaciones del peronismo a mitad de siglo XX. En 1955 tuvo que autoexiliarse en Francia durante 25 años, donde se hizo amiga de personalidades como Jean-Paul Sartre, Simone de Beauvoir y Albert Camus.

"Este libro lo escribí porque me lo pidió el editor. No pensaba escribir sobre Eva, porque estas cosas me desgarran. Además, yo había escrito una cosa romantizada sobre la vida de Eva, algo liviano; pero la señora no era liviana, era muy pesada, era muy difícil y extraordinaria. El libro "Eva, Alfa y Omega" no es cortito, tiene más de 100 páginas. Y para describirla me remonto a lo que ella planta de niña en tierra mapuche, en Los Toldos".Venturini relató que "la madre de Eva sufría muchísimo, porque mientras las hermanas iban a la escuela ella se iba con los indios; acompañada de Juancito su hermano, tomaba un micrófono que él le había hecho y ante ellos daba sus primeros discursos políticos, hablaba de pobres con 10 años. Eva salió mucho a su padre, que era un notable caudillo de Junín, un hombre fuerte y un poco brutal, que había muerto cuando ella era muy pequeña". "Con el dinero que la mamá le daba para la escuela, ella compraba chocolates y caramelos y los repartía entre los indios. Como tenían vacas, ella llevaba leche para que los indios tomaran chocolatada por primera vez"."Juancito era un chico común, que se vio con plata en el bolsillo y se la gastó. Y no se iba a suicidar, amaba mucho la vida; además nadie se suicida con un tiro en la espalda. Perón no lo soportaba, (Perón) era muy honesto con el tema del manejo de plata y esas cosas”. En el libro, Venturini también narra cuando la Señora intercedió para que no fueran echadas de un colegio secundario varias estudiantes embarazadas y otra con un divorciado. "Yo conocí una directora de un colegio, que era muy dura como todas en esa época. Me cuenta que hay unos vientres embarazados. Le respondí que eran chicas de quinto año, que las dejaran terminar. Y me respondió que no era conveniente entregarle un diploma a una chica en ese estado. Fui a Buenos Aires y le dije a la Señora que había un tema serio en la escuela tal. Inmediatamente me dijo 'marcame el número de teléfono'. La llamó y le dijo 'a vos te gusta que te cojan, a las chicas también' y nadie fue expulsado de la escuela".

ENTREVISTÓ 
Carlos Garcia Lacamara y Eduardo Capdevila

NUESTRO FRANCISCO Y LA COMUNICACIÓN





"La comunicación comunitaria no es comercial, eso ayuda mucho"


La FM Comunitaria de Bajo Flores, 88.1, entrevistó hace unas semanas a Francisco. Es la primera entrevista que el Papa argentino dio a un medio no comercial en el mundo. Escuchá el diálogo completo.
alt
El audio completo de la entrevista con el Papa:

LA PACO URONDO TV





La Paco TV: Diversidad sexual en Argentina

Cuarto programa de Agencia Paco Urondo TV en co-producción con Comarca SI (Canal 4 de Martínez, San Isidro). Pedro Robledo (PRO) y José María Di Bello (Miles - FPV) discuten sobre diversidad en Argentina.
http://4.bp.blogspot.com/-EHskJlO9SLQ/TsZz7gJJMdI/AAAAAAAABe0/68SB0XMviKw/s1600/comarcasi.jpg

QUERIDO E INOLVIDABLE AMIGO, DANIEL ARANDA

DANIEL ARANDA JUNTO A DIOS

  Entre en el blog para ver el video

HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!!!!!!! A todos y a todas

 

AMIGO Y MILITANTE COMO POCOS. LO AMÁBAMOS POR BUENA PERSONA Y GRAN SER HUMANO. SOLIDARIO, DE FIRMES CONVICCIONES, CABRÓN, HUMORISTA Y TAN AFECTUOSO. FAMILIERO. EL MEJOR PADRE Y ENAMORADO PERPETUO DE SUSANA A LA QUE ADMIRABA PROFUNDAMENTE. EL SEÑOR TE NECESITABA Y TE FUISTE EN EL MEJOR MOMENTO, SEMANA SANTA....NOS VEMOS, SÓLO TE NOS ADELANTASTE

 

 Y un día escribió, en el blog aunque quieran arrastrarme, mantendré mis convicciones. Este video les muestra que siempre fue fiel y leal. tanto a si mismo, como a su familia, amigos y fundamentalmente a su militancia.  Este video  ojala pueda mostrar una minima parte de como Dany  honro su vida y nos lego por lo menos a nosotros su familia seguir militando y apoyando el proyecto


 Gracias a todos y a todas y como diriar él.
Hasta la victoria siempre!!!!!!!!

VIERNES SANTO




La tarde del Viernes Santo presenta el drama inmenso de la muerte de Cristo en el Calvario. La cruz erguida sobre el mundo sigue en pie como signo de salvación y de esperanza.
Con la Pasión de Jesús según el Evangelio de Juan contemplamos el misterio del Crucificado, con el corazón del discípulo Amado, de la Madre, del soldado que le traspasó el costado.
San Juan, teólogo y cronista de la pasión nos lleva a contemplar el misterio de la cruz de Cristo como una solemne liturgia. Todo es digno, solemne, simbólico en su narración: cada palabra, cada gesto. La densidad de su Evangelio se hace ahora más elocuente.
Y los títulos de Jesús componen una hermosa Cristología. Jesús es Rey. Lo dice el título de la cruz, y el patíbulo es trono desde donde el reina. Es sacerdote y templo a la vez, con la túnica inconsútil que los soldados echan a suertes. Es el nuevo Adán junto a la Madre, nueva Eva, Hijo de María y Esposo de la Iglesia. Es el sediento de Dios, el ejecutor del testamento de la Escritura. El Dador del Espíritu. Es el Cordero inmaculado e inmolado al que no le rompen los huesos. Es el Exaltado en la cruz que todo lo atrae a sí, por amor, cuando los hombres vuelven hacia él la mirada.

La Madre estaba allí, junto a la Cruz. No llegó de repente al Gólgota, desde que el discípulo amado la recordó en Caná, sin haber seguido paso a paso, con su corazón de Madre el camino de Jesús. Y ahora está allí como madre y discípula que ha seguido en todo la suerte de su Hijo, signo de contradicción como El, totalmente de su parte. Pero solemne y majestuosa como una Madre, la madre de todos, la nueva Eva, la madre de los hijos dispersos que ella reúne junto a la cruz de su Hijo. Maternidad del corazón, que se ensancha con la espada de dolor que la fecunda.
La palabra de su Hijo que alarga su maternidad hasta los confines infinitos de todos los hombres. Madre de los discípulos, de los hermanos de su Hijo. La maternidad de María tiene el mismo alcance de la redención de Jesús. María contempla y vive el misterio con la majestad de una Esposa, aunque con el inmenso dolor de una Madre. Juan la glorifica con el recuerdo de esa maternidad. Ultimo testamento de Jesús. Ultima dádiva. Seguridad de una presencia materna en nuestra vida, en la de todos. Porque María es fiel a la palabra: He ahí a tu hijo.
El soldado que traspasó el costado de Cristo de la parte del corazón, no se dio cuenta que cumplía una profecía y realizaba un último, estupendo gesto litúrgico. Del corazón de Cristo brota sangre y agua. La sangre de la redención, el agua de la salvación. La sangre es signo de aquel amor más grande, la vida entregada por nosotros, el agua es signo del Espíritu, la vida misma de Jesús que ahora, como en una nueva creación derrama sobre nosotros.
La celebración
Hoy no se celebra la Eucaristía en todo el mundo. El altar luce sin mantel, sin cruz, sin velas ni adornos. Recordamos la muerte de Jesús. Los ministros se postran en el suelo ante el altar al comienzo de la ceremonia. Son la imagen de la humanidad hundida y oprimida, y al tiempo penitente que implora perdón por sus pecados.
Van vestidos de rojo, el color de los mártires: de Jesús, el primer testigo del amor del Padre y de todos aquellos que, como él, dieron y siguen dando su vida por proclamar la liberación que Dios nos ofrece.

Acción litúrgica en la muerte del Señor
1. La Entrada
La impresionante celebración litúrgica del Viernes empieza con un rito de entrada diferente de otros días: los ministros entran en silencio, sin canto, vestidos de color rojo, el color de la sangre, del martirio, se postran en el suelo, mientras la comunidad se arrodilla, y después de un espacio de silencio, dice la oración del dia.
2. Celebración de la Palabra
  • Primera Lectura
    Espectacular realismo en esta profecía hecha 800 años antes de Cristo, llamada por muchos el 5º Evangelio. Que nos mete en el alma sufriente de Cristo, durante toda su vida y ahora en la hora real de su muerte. Dispongámonos a vivirla con Él.
  • Salmo Responsorial
    En este Salmo, recitado por Jesús en la cruz, se entrecruzan la confianza, el dolor, la soledad y la súplica: con el Varón de dolores, hagamos nuestra esta oración.
  • Segunda lectura
    El Sacerdote es el que une a Dios con el hombre y a los hombres con Dios... Por eso Cristo es el perfecto Sacerdote: Dios y Hombre. El Único y Sumo y Eterno Sacerdote. Del cual el Sacerdocio: el Papa, los Obispos, los sacerdotes y los Diáconos, unidos a Él, son ministros, servidores, ayudantes...
  • Versículo antes del Evangelio (Flp 2, 8-9)
    Cristo, por nosotros, se sometió incluso a la muerte, y una muerte de cruz. Por eso Dios lo levantó sobre todo, y le concedió el "Nombre-sobre-todo-nombre".
    Como siempre, la celebración de la Palabra, después de la homilía, se concluye con una ORACIÓN UNIVERSAL, que hoy tiene más sentido que nunca: precisamente porque contemplamos a Cristo entregado en la Cruz como Redentor de la humanidad, pedimos a Dios la salvación de todos, los creyentes y los no creyentes.
3. Adoración de la Cruz
Después de las palabras pasamos a una acción simbólica muy expresiva y propia de este dia: la veneración de la Santa Cruz es presentada solemnemente la Cruz a la comunidad, cantando tres veces la aclamación:
Mirad el árbol de la Cruz, donde estuvo clavada la salvación del mundo. VENID AADORARLO", y todos nos arrodillamos unos momentos cada vez; y entonces vamos, en procesión, a venerar la Cruz personalmente, con una genuflexión (o inclinación profunda) y un beso (o tocándola con la mano y santiguándonos); mientras cantamos las alabanzas a ese Cristo de la Cruz:
"Pueblo mío, ¿qué te he hecho...?" "Oh Cruz fiel, árbol único en nobleza..." "Victoria, tú reinarás..."
4. La Comunión
Desde 1955, cuando lo decidió Pío Xll en la reforma que hizo de la Semana Santa, no sólo el sacerdote -como hasta entonces - sino también los fieles pueden comulgar con el Cuerpo de Cristo.
Aunque hoy no hay propiamente Eucaristía, pero comulgando del Pan consagrado en la celebración de ayer, Jueves Santo, expresamos nuestra participación en la muerte salvadora de Cristo, recibiendo su "Cuerpo entregado por nosotros".