martes, 1 de febrero de 2011

Mentira de patas cortas, cuerpo de enano y cabeza hueca

Se miente desde la tapa hasta los chistes. De Clarín, fundamentalmente,“con cinco tapas que pusieron en riesgo la estabilidad de gobiernos” y presionaba a presidentes que hacían lo contrario a sus intereses políticos. Hay que creer en los gobiernos honestos que pelean por el interés común. No hay que tenerles miedo; sólo hablar con la verdad (Anibal Fernandez dixit)



Una de las acepciones de la palabra “distorsión” para la Real Academia Española es la siguiente: “Acción de torcer o desequilibrar la disposición de figuras en general o de elementos artísticos, o de presentar o interpretar hechos, intenciones, etc., deformándolos de modo intencionado.” En las ediciones de ayer, estas distorsiones, junto a la omisión de noticias, fueron especialmente evidentes en La Nación. Más aún, en contra de lo publicado en el resto de la gráfica nacional en las últimas semanas, el diario de Mitre se mantiene en sus trece ante la evidencia de noticias positivas, a las que adjunta calificaciones como “no tan bueno” u objeciones como “se consumió poco”, etc. En pleno recambio quincenal veraniego, y en medio de una temporada récord de turistas en la Costa Atlántica argentina, La Nación en su tapa se apresura a intentar “bajar” tanto optimismo: “Vacaciones de verano. En la costa, el balance de enero no fue tan bueno como estimaban. Los operadores dicen que la ocupación fue similar a 2010, pero que se consumió poco”. En cambio, sí destaca la afluencia de turistas en la zona top de Uruguay: “En Punta del Este hablan de la mejor temporada en mucho tiempo” (página 9). Ante la evidencia y magnitud de los números, al diario de Mitre no le queda otra solución más que encarar la noticia con datos adicionales que ni siquiera llegan a tener, por símismos, la connotación de negativos. “Si no hay sorpresas, la estadística final dirá que durante este primer mes de 2011 pasaron por Mar del Plata algo más de 1,3 millones de turistas. Y otros destinos, como Cariló y Pinamar, han tenido un resultado similar de visitantes. Pero, en los detalles, el balance está lejos de la euforia.”
En las últimas semanas, la noticia estuvo en tapa de varios medios que destacaron el aluvión turístico en la Costa (La Prensa y BAE, por ejemplo) a punto tal que el tema dejó de tener preponderancia en sus agendas. Página/12, en su edición de ayer, en página 12 destaca: “El recambio de febrero viene lleno de expectativas. Un verano con el turismo a full. En enero, los veraneantes colmaron las ciudades. Mar del Plata recibió, desde las fiestas de fin de año, más de un millón de turistas, cifra record en las últimas temporadas.” Y ésto se va a repetir en los fines de semana comunes y largos.
Tampoco debe sorprendernos que, además del país completo, aún en lugares menos tradicionales como estancias, pueblos apartados, cabañas y turismo aventura, los argentinos se distribuyen por todo el mundo en número cada vez mayor.Por algo clarinete y la sábana sojera dedican a las "pobres gentes" un suplemento turístico con cantidades de promociones, ofertas y posibilidades.
¿Para qué lo hacen, para perder plata?
Mentira de patas cortas, cuerpo de enano y cabeza hueca