martes, 5 de marzo de 2013

VIVIANA TAYLOR OPINA SOBRE FEDERICO TESSORE


El fin de la Argentina.

AQUÍ EN EL INDEC HEMOS CONOCIDO Y PADECIDO DECENAS DE "CAZAFANTASMAS".
 SON LOS CHARLATANES DE SIEMPRE
LO IMPORTANTE ES PONERLOS EN EVIDENCIA Y NO DARLES CINCO DE BOLA 
 

POR VIVIANA TAYLOR DEL BLOG "LA PICADURA DEL MOSQUITO"



El 5 de junio del año pasado le dediqué un post a Federico Tessore, sobre quien me preguntaba si se trataba de un gurú de las finanzas –como desde ciertos medios se nos presentaba- o era, simple y llanamente, un chanta. Hoy vuelvo a sacarlo desde las sombras en que –presumo que a su pesar- se mueve. Y ni decir de lo rápido que lo hace. En las versiones digitales de los medios periodísticos en los que suele publicitarse apareció con una nueva versión de su El fin de la Argentina. Y, según cuenta, el fin ya llegó.
Como les contaba en aquella ocasión -en el post al que pueden acceder con un solo click si les interesa saber más, para no sobreabundar aquí sobre lo ya publicado- Tessore apela a tergiversar la poca y distorsionada información que ofrece, sobredimensionando algunos aspectos descontextualizados y ocultando deliberadamente otros, con lo que apuesta a robustecer los prejuicios de quienes –sin tener demasiado conocimiento sobre el tema- pretenden cuidar sus ahorros. Así, no tiene empacho en recordarnos que ya alguna vez todos perdimos, excepto los pocos que supieron qué hacer. Y ofrece contarnos –generoso de su parte- cómo hicieron quienes lo hicieron bien.

Engañosamente, Tessore insiste en dos puntos:

1. en que las personas no podemos influir en lo que sucede en la economía del país;

2. y que el informe que nos presenta no es político.

Su primera afirmación -respecto de nuestra imposibilidad- parecería apuntar a dos objetivos: · Por un lado, no hay nada que podamos hacer más que defendernos de las crisis económicas. Así que mejor lo hacemos antes de que la crisis nos aplaste. ¡Y ya no insiste con que está por llegar, sino que debemos apurarnos porque la crisis está aquí!
· Por otra parte, si alguien cuestiona que las estrategias que propone son justamente las mismas que generan crisis, Tessore ya se adelantó a responder por nosotros. No es posible: las personas, hagamos lo que hagamos, no podemos influir en la economía del país. ¡Así que no nos queda otra que defendernos! ¡Y mejor que lo hagamos ya, porque la crisis está aquí! Respecto de su segunda afirmación, es difícil sostener que su informe no es político. Claro que el tipo de política que asume es esa aparente asepsia ideológica que defienden para sí quienes analizan toda la realidad sólo desde la perspectiva económica, y entienden que toda economía se reduce a lo financiero. Partiendo desde esta falsa premisa, va construyendo su análisis sobre la Argentina a partir de falacias y datos incomprobables. Lo hizo en sus informes de 2011 y 2012, y vuelve a hacerlo en el del 2013. Un dato no menor: en los tres informes hace pasar tanta cantidad de estos datos manipulados, y con tal rapidez, que todo se vuelve confuso y hasta ilegible. Y es que lo que se busca no es apelar a nuestra racionalidad sino a la emocionalidad. No se busca ayudarnos a seguir un razonamiento, sino impactar contra nuestra afectividad. Y vaya si impacta: si nos toma desprevenidos, seguramente va a lograr asustarnos.